Basado en hechos imaginarios: Reseña (XXXVII): Delbaeth Rising

30 sept. 2016

Reseña (XXXVII): Delbaeth Rising

La novela que os traigo hoy  es Delbaeth Rising: camino de odio. Una novela que he leído como parte de una Lectura conjunta en la que ahora os ofrezco mis valoraciones. Tras mostraros mi opinión sobre la novela, os dejaré los enlaces a las reseñas de los otros participantes por si queréis comparar opiniones.

Una partida de rol entre amigos


Esa es la mejor definición que se me ocurre para describir esta novela. Tira un dado de 20 caras, el número que saques son los enemigos que matas este turno. Toma. Te vuelve a tocar.


Lo del odio va muy en serio.

Sangre a cada párrafo


Eso es lo que nos ofrece esta novela. Y en abundancia. Combates muy intensos y un derroche de imaginación los autores nos ofrecen la mayor variedad posible de campos de batalla, enemigos, movimientos de espada, heridas abiertas y golpes finales. Esta claro, por el ritmo de estos párrafos, que se lo pasaron en grande escribiendo sobre los combates que habitan este despropósito sanguinario.

Y este ansia de sangre la que le causa problemas a la estructura de la novela. Los combates se suceden uno tras otro, no con fluidez, sino de forma precipitada. Se cambia rápido de escena para poder ofrecer otro combate. Es una película de artes marciales con un indiscriminado reparto gratuito de tortas.

Personajes fuera del cliché, pero superficiales


Resulta muy acertado coger alguno de los tópicos de la fantasía, como son los elfos y los medianos, y darles una vuelta de tuerca. Le da un aire fresco al género fantástico, pero tan pronto como se nos pasa el efecto inicial vemos que ese elfo novedoso se queda muy ceñidos a nuestra idea inicial y apenas tiene ninguna evolución. Su personalidad es la de un hormonado psicópata de trece años con licencia para matar. Más que fantástico, roza lo increíble. Es el gran lastre de la novela. Él, y sus diálogos, de los que luego hablaré. Sí, es un pobre esclavo que no sabe nada de la vida porque se ha pasado cien años luchando, pero no puede ser tan estúpido, insensato y despreocupado.

De principio a fin de la novela, parece que los autores quieren hacer algo de progresión  con Delbaeth (tal y como se aprecia en la narrativa) pero no consiguen que los actos o las palabras del elfo lo demuestren. El mediano, Ratón, es otra historia, en él apreciamos la voz de la sensatez que ese centenario elfo no tiene, y vemos sus inútiles esfuerzos por encarrilar a Delbaeth hacia su misión. En este caso, sí que hay evolución de un personaje que primero trata de acostumbrarse a la compañía del elfo hasta que decide que no va a tolerar más su infantil actitud. Sin embargo, se ve eclipsado por el elfo y actúa más como complemento del protagonista que como personaje por derecho propio.

Eso en lo que respecta a los principales, porque los secundarios (o los Personajes No Jugadores, sería más acertado decir) están ahí para hacer bulto. Son personajes con una mínima y localizada participación en la novela que se dividen entre obstáculos (por lo que se llevarán su consecuente ración de tortas) y bondadosa gente que está dispuesta a ayudar en el momento más oportuno. Quizá el villano (Decoyen) parece más trabajado, se le ha dotado de cierta historia y, algo muy bien recibido, dilemas a los que debe enfrentarse. Su jefe, (el malo-maloso), está bastante bien pero sigue necesitando algo más de profundidad o aportaciones más relevantes o ingeniosas. Seguramente en futuras entregas.


El mundo, sí. Tiene esencia propia


Aquí, sí. Aquí han acertado. Han tomado los elementos clásicos de la fantasía pero les han dado un toque más siniestro. Con un mundo impregnado por el odio, sediento de ver toda esa violencia que contiene la novela y con una muy interesante premisa de odio interracial que le aporta mucha frescura. Que las todopoderosas razas mágicas de la fantasía se vean amenazadas por el fanatismo de los humanos es algo que sí le aporta puntos positivos a esta novela.

Hay racismo. Y odio, mucho odio. Sobretodo hacia las criaturas mágicas. Un odio que se lleva de maravilla con ese enfermizo amor por la sangre. El deporte más popular es el combate de gladiadores, a muerte si es posible. E incluso hay trollmaquia para entretener a las masas. Y el mundo está lleno de monstruos, siempre dispuestos a ofrecer combates. El mundo está vivo, eso puede decirse. No es inmóvil y espera a que lleguen los protagonistas.

Diálogos nefastos, buena narrativa


Esta sí que es puramente una opinión personal, pero sencillamente no puedo asimilar que un personaje de una novela fantástica hable con los coloquialismos de la España actual. No es la vulgaridad, que es una parte muy respetable de un personaje, sino el "no me ralles", "¿tu amiga está buena?", "suéltame la chapa" y expresiones de ese estilo lo que chirria. Sencillamente no encaja y es demasiado para el concepto de "un elfo fuera de lo común".

Aparte de eso, está la testosterona que derrama cada diálogo. No solo hay violencia en los combates (que llegan a hacerse algo repetitivos en la parte central del libro). Hay mucho "Morid, perros", "Os cortaré a trozos que por eso me llaman Cortador", "¿Os he dicho ya las diez formas distintas con las que pienso mataros?". Este libro usa los diálogos para expresar insultos gratuitos y en general no cumplen su papel de iluminar al lector.

La narrativa, la voz de los autores, está mucho mejor cuidada y es fluida. Genera ritmo y da unas buenas descripciones que envuelven al lector. Al relatar los escenarios, la novela nos sumerge bien, muy bien, en todo lo que rodea a los personajes. Es algo que no necesita ser pulido y que el lector agradecerá.

¿Qué sensaciones se perciben al leer esta novela? Que los párrafos que describen los lugares y situaciones están mejor estructurados y ofrecen mejor información que los diálogos; por lo que se produce el "cuenta, no muestra" de las novelas. Es el autor(es) quien te va mostrando la historia, no los personajes y eso es otro punto negativo.

Un final muy acertado


Nada de spoilers, claro. Pero hay que decir que la trama va mejorando el último cuarto, y mucho, lo que puede dejar un buen sabor de boca con las últimas páginas que hagan que perdonemos la parte central. E incluso puede que nos dejen con ganas de saber más de las aventuras de los personajes si el lector es de los que les ha gustado mucho haber atravesado estos centenares de páginas de violencia gratuita.

En definitiva, una novela de acción dispuesta a entretener a los amantes de la sangre pero que no tiene éxito en convencerme como recomendable. ¿Por qué? Por la excesiva presencia de un protagonista que no me convence en absoluto, al que le han faltado más secundarios que chuparan cámara o sirvieran de contrapeso.

Y, para los que quieran otras opiniones, aquí os deja las reseñas de los otros participantes de la Lectura Conjunta:

Malvael, de Luna Antigua.
Andrea, de APV.
Bea Aguilar, de Cuervo Albino.
Cuervo Mellado, de El Pico Mellado del Cuervo.
Isthar Vega, de El cuaderno de Isthar.
Aitziber Conesa, de Danza de letras.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...