Basado en hechos imaginarios: Ciencia con ficción (III): Corporaciones

19 sept. 2016

Ciencia con ficción (III): Corporaciones

Corporaciones: el poder fáctico de mañana

Construimos mejores mundos, los nuestros

Tal y como señalábamos en el capítulo sobre minería espacial, hay un gran negocio esperando en las estrellas. Pero la extracción de recursos mineros no es el único. A medida que la sociedad evoluciona, tanto a nivel tecnológico como social, van a apareciendo una serie de necesidades que ofrecen grandes beneficios para aquellos dispuestos a satisfacerlas. Llegará un momento en el que la magnitud de estos negocios y su inmensa ramificación obligará al surgimiento de nuevos modelos económicos cuya piedra angular será la especialización.



Las corporaciones son la respuesta privada a los problemas de abastecimiento que los organismos públicos (sean estos gobiernos autónomos o gigantes confederaciones interplanetarias) no pueden hacer frente debido a los inevitables retrasos administrativos que una burocracia siempre en crecimiento. También son quienes administran los planetas a los que la civilización aún no ha llegado, encargándose del gobierno de colonias que algún día se convertirán en auténticos mundos habitados. Por todos estos servicios, cobran. Y con suficiente dinero, puedes aumentar tu negocio, para que genere más beneficios, hasta que llegue el momento de comprar poder.


El origen de las corporaciones


Es fácil pensar en un universo de ciencia ficción en el que aparecen una corporación, o varias, como un elemento de la trama. A menudo se encuentran enzarzadas en disputas comerciales que pueden ir desde la reclamación de un pequeño asteroide hasta la puja por una oferta de suministro de armas durante los próximos diez años a la Oligarquía de Agrimundos Esclavistas. A medida que van acumulando contratos y establecen relaciones con distintos poderes del universo comienzan a ejercer influencia sobre esos poderes a los que ofrecen sus servicios. Las corporaciones no solo tienen recursos, sino también poder.

Lobby, definición gráfica

Sin embargo, ¿de dónde viene ese poder? La riqueza que generan estas corporaciones por sí mismas bastan para condicionar algunas decisiones políticas (tal y como sucede hoy en día) pero no explican por qué están llamadas a imponerse sobre los estados o incluso a sustituirlos. ¿Cómo puede ser eso?

A medida que los estados crecen, especialmente en términos demográficos y burocráticos, se va produciendo un distanciamiento entre las políticas oficiales y las realidades sociales. Esta separación entre lo público y el público lleva a que muchas de las necesidades que debería suplir el Estado no lleguen a todos los ciudadanos, de modo que surgen una serie de iniciativas en el sector privado que buscan sacar tajada de esas carencias. De modo que, a medida que los Estados crecen, también lo hacen las empresas; las cuales, poco a poco, dejan de tener consideración por el bienestar del Estado que les vio nacer y consideran todo el planeta como su campo de trabajo.

Porque eso es lo que son estas empresas privadas: enemigas de lo público. No porque lo vean como una amenaza para su existencia, sino porque lo público les resta beneficios. De este modo, el sector privado se va fortaleciendo mientras el público decae. Como ejemplo, este es uno de los postulados de la actual serie de Mr. Robot; donde E-Corp va asumiendo cada vez más funciones del gobierno de los EEUU.

Somos los malos, lo llevamos en el nombre

Las fichas de dominó empiezan a caer, ese proceso de debilitamiento de los estados ha supuesto un éxito momentáneo para el sector privado que ha aumentado sus beneficios a la par que ejerce su influencia sobre los gobiernos (la asociación de empresas de un sector económico que influye en las decisiones gubernamentales se conoce como lobby y es una realidad muy actual). Digo momentáneo porque las empresas dependían del sector público para que ofrecieran su ayuda al privado cuando lo necesitaran. Con un Estado debilitado, cuando llegue una crisis, y siempre terminan llegando, es posible que esos gigantes empresariales no sean capaces de hacer frente a sus propios problemas y, sin nadie que les ayude a evitar el colapso, terminarán por caer.

¿Qué sucede a partir de ese momento? El Estado ha sido suplantado por unos gigantes empresariales que se están desmoronando. Es más que probable que se produzca un período de anarquía (que podéis aprovechar para juguetear con un neofeudalismo cyberpunk o incluso con el anarcocapitalismo) y después se restablezcan los gobiernos, con matices.



Con notables excepciones estos gobiernos tendrán una zona de influencia muy local, debido a su escaso tamaño y población. Las nuevas necesidades obligarán al surgimiento de un nuevo modelo económico que se base en la especialización, la eliminación de gastos y el uso de tecnología de última generación. Es el modelo corporativo. Un modelo basado en la oferta de servicios sin inmiscuirse en asuntos políticos, fuertemente marcado por el statu quo.

La nueva economía: moneda y reputación


Aunque el sistema monetario haya cambiado como consecuencia del derrumbe del capitalismo clásico las corporaciones tendrán como objetivo al obtención de los máximos beneficios posibles. Estos beneficios pueden ser tanto económicos, basado en los habituales estándares de moneda fiduciaria, como también pueden estar marcados por una moneda basada en la reputación.

¿En la reputación? Eso es una locura. ¿Lo es? Volvamos a lo que es el dinero: un elemento contable que sirve para intercambiar bienes y servicios. Yo te entrego monedas a cambio de tu comida. Del mismo modo que tú me das tu comida a cambio de mi dinero. ¿Qué son esas monedas? Un mecanismo de intercambio respaldado por el Estado que garantiza su valor, pero no tienen valor en sí (más allá de los materiales de fabricación, como el valiosísimo papel de los billetes de 200€). El valor de la moneda en el mundo actual se basa en la fe que tenemos en el valor de esa moneda, marcado por el Estado. Así que, ¿por qué no establecer una moneda basa en la reputación? Es un sistema de transacciones que aparece en el juego de rol Eclipse Phase, es a menudo mucho más valioso que el dinero en ciertas sociedades colectivistas, o directamente anarquistas, donde no aceptan la moneda como método de intercambio.

Una corporación puede realizar una investigación en implantes oculares a cambio de aumentar su reputación y luego gastar parte de esa reputación en adquirir equipamiento que necesita para expandir otros proyectos de I+D. Es un modelo económico que no se basa en lo que posees actualmente, sino en cuáles han sido tus acciones pasadas, de modo que tus éxitos y fracasos son puestos en una balanza.

A nuestros empleados nunca se les ha ido la olla. Confía.

Por supuesto, todas las corporaciones funcionarán con un sistema híbrido entre moneda y reputación si es necesario lidiar con anticuadas facciones que aún creen que sus créditos electrónicos son el único referente de valor.

Características de una corporación


Las corporaciones son las herederas de esos dinosaurios (tanto en su tamaño como en su extinción) que eran las multinacionales. Son empresas privadas que operan en un sector privado concreto, ofreciendo sus servicios al mejor postor. Están altamente especializadas y es raro que metan mano en más de un sector, por lo que si algo las define es su pequeño tamaño y alto grado de flexibilidad.

A diferencia de las multinacionales, las corporaciones no consideran al sector público su enemigo. Para ellas, los gobiernos son clientes u obstáculos. Incluso algunas veces pueden ser el objetivo de tu contrato.  Exactamente lo mismo que piensan sobre otras corporaciones. No conciben a los gobiernos más que como grandes empresas de escasa rentabilidad que se mantienen a flote gracias al sentimentalismo y la tradición de sus componentes.

El beneficio es su única meta, especialmente el beneficio inmediato, que les permite centrarse en el próximo proyecto. Las transacciones han de ser inmediatas y es posible cerrar un acuerdo sin ni siquiera reunirte físicamente con tu cliente. Muchas corporaciones ni siquiera tienen un emplazamiento físico y funcionan a través de sistemas informáticos, con un elevado número de inteligencias artificiales trabajando para ellas.

No existe un modelo homogéneo de corporación, porque las necesidades de cada sector varían enormemente y cada corporación se verá, en mayor o menor medida, influenciada por las relaciones de interdependencia con otras corporaciones y otros gobiernos-cliente. Su tamaño también es variable, pues algunas corporaciones prosperan lo bastante como para convertirse en poderes muy influyentes en determinadas zonas de la Galaxia, pero una vez crecen hasta tal punto es inevitable que abandonen su neutralidad política y comiencen a actuar en negocios más difusos con perspectivas de beneficio a largo plazo.

La corporación ideal es la que ofrece un servicio concreto, en cualquier punto de la Galaxia, dispone de un avanzado sistema informatizado, acumula una larga lista de éxitos que le otorgan buena reputación, cuenta con el mínimo personal indispensable, carece de preferencias políticas, atiende todas las solicitudes, acepta únicamente las que considera beneficiosas a corto plazo y subcontrata servicios de otras corporaciones.

La vida dentro de una corporación


La ausencia de limitaciones legales (o el hecho de que sean ellas mismas quienes marquen las normas) hace que las corporaciones sean organismos ágiles de reacción rápida. La inmediatez es la marca de identidad del negocio corporativo por lo que los trabajadores de una corporación suelen dividirse en tres bloques: analistas, ejecutores y conseguidores.

Los primeros engloban a todos aquellos empleados cuya función es la de elaborar un plan de viabilidad de las ofertas presentadas y buscar nuevos contratos. A menudo son los líderes de la corporación y toman las decisiones referentes a estrategia de mercado y ampliación de personal. Su trabajo es conocer su corporación y sus capacidades. A diferencia de las empresas actuales, donde los ejecutivos se intercambian como cromos por razones de complicidad política, en las corporaciones los ejecutivos son con frecuencia (aunque no de forma exclusiva) individuos que han pertenecido a esa corporación durante toda su vida. Es una familia, sí; pero especial: una buena corporación no se deja marchitar por el nepotismo. Rige la ley del más rentable y si ese no es el hijo del anterior presidente se buscará a otro que lo haga mejor (aunque a ese hijo se le habrá dado la oportunidad de probar su competencia; algo que no ocurrirá con todos los demás miembros).

¿Qué porcentaje de titanio nos llevaremos a cambio de suministrar los cargueros?

Los ejecutores son los especialistas de la corporación. Su tarea es la de llevar a cabo el trabajo por el que la corporación es conocida. De este modo, se podría decir que son los más profesionales. Los analistas pueden coger trabajos que consideren capaces de llevar a cabo, pero son los ejecutores quienes lo terminarán. Podría tratarse de un equipo de construcción de implantes oculares compatibles con ambientes de alta presión, un comando mercenario especialista en sabotajes o el equipo de desarrollo de alas retráctiles en densas atmósferas como la de Venus. Son, en otras palabras, la mano de obra de la corporación.

El clásico equipo de recuperación de pecios espaciales


Los conseguidores son individuos muy escasos (puede tratarse de un único empleado) cuyo trabajo es estar al tanto de las capacidades de otras corporaciones, para saber de inmediato a cuál de ellas deben subcontratar para realizar una tarea en la que la propia corporación no está especializada. Recordemos que una corporación está muy enfocada a una tarea específica por lo que si su equipo tiene que desplazarse a algún lugar lejano o necesita de unos exotrajes que funcionen en ambientes de alta ionización es labor del conseguidor obtener lo necesario para que el trabajo se lleve a cabo. Los conseguidores son tratados con una mezcla de respeto y cautela, pues por ser individuos semiexternos ala corporación son ideales para trabajar como agentes dobles en asuntos de espionaje industrial. Esto ha generado una tendencia a que “desaparezcan”, ya sea mediante el despido fulminante o porque su transporte se perdiera en algún punto del Cinturón de Asteroides.

Os dije que tenía buenos contactos con Quick Action. 

Debido al alto grado de participación y de lealtad de los empleados es normal que todas las funciones vitales acaben teniendo lugar bajo la mirada de la corporación. Morir trabajando para la misma corporación que te vio nacer debería ser algo habitual; como lo es casarse con otro empleado, vivir en un habitáculo asociado a tu contrato y posición dentro de la corporación, o disfrutar de unas vacaciones con otros empleados de un departamento distinto. Tus necesidades son solucionadas por tus empleadores, que recurren a la subcontratación de otras corporaciones para proporcionar alimento, cuidados médicos o cursos de programación robótica. Con tu trabajo podrías conseguir todo lo que necesitaras sin, tal vez, tener que recurrir nunca al dinero. Tu corporación es mejor administrándolo que tú. Tú eres el perfecto obrero corporativo. Tu misma personalidad vendrá definida por las prioridades de tu corporación, aunque eso no signifique que tengas que ser una oveja obediente.

Corporaciones demasiado grandes


Existe una variante en las corporaciones que son las más populares en la ciencia ficción: las que ignoran los normas antes expuestas. Las megacorporaciones, las que se meten en política, amedrentan flotas estelares y extorsionan mundos. Más que iniciativas empresariales estas megacorporaciones, que engloban diferentes aspectos económicos, son Estados privados. Regidos por una oligarquía plutocrática que busca el equilibrio entre el fortalecimiento de la corporación y la promoción personal (como el cursus honorum durante la Roma republicana).

Estas corporaciones están algo más diversificadas, tienen diversos delegados en algunos de los gobiernos más importantes de la Galaxia y cuentan con tanto personal que incluso tienen ejércitos propios y departamentos que ignoran mutuamente su existencia. Precisamente el tipo de corporación que acaba generando unos problemas más grandes que su plantilla, como guerras interestelares, dispositivos de agujeros negros y la mitad de sus ejecutivos asesinados en una sola noche.


Y luego están las que controlan por completo una sociedad

Si queréis incluir este tipo de corporaciones debéis considerarlas como actores políticos activos, que buscan el beneficio a través de inversiones muy arriesgadas que incluirán infringir numerosas leyes y golpear los intereses de quienes en teoría eran sus aliados.

Sectores económicos


Por último, voy a ofreceros una serie de actividades económicas en las que la corporación (o corporaciones) que decidáis crear pueden especializarse. Junto con estos sectores os ofrezco algunos ejemplos para que os inspiréis basados en algunas de las corporaciones que he creado para el universo de Hijos del Cirujano:

  • Alimenticio (AAF): Asociated Australian Foods es una corporación que tiene como prioridad la fabricación de grandes cantidades de comida de alto nivel calórico que posea una alta resistencia a la radiación y a la descomposición, con el objeto de enviar su producción a las lejanas colonias mineras. Su comida es famosa por ser capaz de llenar el estómago de un hombre fornido con raciones relativamente escasas, aun a costa de una ausencia de reacciones por parte de las papilas gustativas de sus consumidores.
  • Espionaje (Mañana): tras su reciente fracaso durante la Guerra de Sucesión Greniana, que ya entra en su cuarto año de conflicto, parece que esta corporación ha decidido volver a terreno conocido y solo acepta encargos de espionaje industrial. Su presidenta ha asegurado que se han implementado mejoras en los sistemas de contraespionaje para evitar que se produzca un nuevo filtrado de datos como el que provocó la pérdida de tres acorazados de las fuerzas gubernamentales de Grenia.
  • Minería (Taylor Extraction): poseedora de los derechos sobre los recursos mineros del planeta Capital, Taylor Extraction es una de las mayores corporaciones de la Galaxia. Su elevada producción de níquel ha convertido a este gigante corporativo en el principal proveedor de materias primas para corporaciones del sector naval y robótico.
  • Sociología (Volk): pese haber diseñado uno de los más opresores sistemas económicos para el grupo ecoterrorista de Marte Azul las perspectivas de futuro de Volk apuntan a que serán los responsables de iniciar el proceso de transición democrática en el que la Sagrada Regencia de Kamit se ha visto envuelta tras la repentina muerte del Supremo Sab. Ciertas corporaciones rivales apuntan a que el programa de gobierno de Volk no tendrá en cuenta a las minorías treis. Volk ha desmentido que se vaya a ignorar a algún sector de la sociedad kamita.
  • Medicina (Retorno): los grandes avances médicos que los investigadores de Retorno han realizado sobre el envejecimiento celular y el trasplante de órganos han permitido triplicar la esperanza de vida de aquellos clientes a los que no les importe gastar unos cuantos millones de insignificantes créditos en conseguir un par de siglos más de vida. También se ha visto implicada recientemente en ciertos problemas legales sobre el origen de los órganos ofertados.
  • Energía (Ice Fusion): pese a los problemas sufridos en los recientes años, con el malfuncionamiento y detonación de un reactor en Usuar II (que la empresa no cesa de argumentar que se debió a un acto de sabotaje) que costó la vida de 35.000 personas, parece que esta corporación está recuperándose de las dificultades sufridas y recientemente ha anunciado el lanzamiento de un prototipo de reactor de nave que genera menor interferencia electromagnética.
  • Militar (Quick Action): responsables de la Toma de Suez el año pasado, esta corporación militar se distingue por el desmesurado uso de unidades robóticas de combate y apoyo aéreo a sus tropas de tierra. La velocidad de sus intervenciones y su falta de respeto hacia las normas básicas referentes a la declaración de guerra la han convertido en la favorita de los gobiernos que quieren dar un golpe de mano sin que los uniformes de sus propios ejércitos aparezcan en las holopantallas del Noticiero Galáctico.
  • Seguridad (Fuerzas de Paz): pese a sus numerosas declaraciones públicas de neutralidad política, y la capacidad de sus unidades para adaptar su equipo a las tradiciones de sus empleadores todavía no ha quedado claro porque los trabajadores de esta corporación policial tienen prohibida la entrada en la República de Criven.
  • Banca (B-corp): su normativa interna de operar solo con moneda fiduciaria debería haber supuesto un obstáculo para el establecimiento de esta corporación como una de las principales bancas galácticas actuales; sin embargo, sus primeras décadas estuvieran marcadas por una serie de contratos con los atrasados gobiernos de la Oligarquía de Agrimundos Esclavistas y la Tetraquía Tecnocrática Témica. Estando en posesión de las enormes deudas de esos dos imperios B-corp se ha afianzado como un referente moderno del sistema de la vieja economía, ampliando su oferta crediticia a corporaciones que no han logrado establecer una reputación solvente y todavía dependen de la moneda como exclusivo método de pago.
  • Ocio de masas (¡Eh, tío!): esta corporación especializada en la sátira política recientemente sufrió un atentado en sus oficinas centrales en Titán. La famosa cómica, Silvana Tandor y dos empleados aún no identificados murieron durante la explosión. Las primeros indicios apuntan a un acto de venganza por parte de la República de Criven respecto a la crítica del nepotismo crivense a la hora de elegir a los oficiales navales.
  • Ocio privado (Peccatum): el descubrimiento de que los androides de placer de esta corporación estaban lentamente envenenando a los gobernantes de la estación O’Neil ha supuesto su destierro permanente y una considerable pérdida de reputación y contratos. Las razones para haber llevado tal operación encubierta son por ahora desconocidas.
  • Periodismo (Veritas): propietaria del famoso Noticiero Galáctico, esta corporación se caracteriza por el uso de reporteros freelance para conseguir la información, huyendo de las costosas agencias de prensa a las que recurren sus competidores. Su sistema de pago por servicio y su escaso personal de edición le permiten repartir los beneficios entre los escasos miembros de su plantilla. No es de extrañar que se hayan visto afectados por varios intentos de asesinato en los últimos años.
  • Naval (Stalin): esta corporación terrestre con base en Luna no cesa de demostrar por qué sus cargueros son los más cotizados del mercado. En el reciente accidente de Ferrus uno de los cruceros pesados de la República de Criven impactó con un carguero de Stalin. Los daños en la nave civil fueron mínimos y la carga no fue expulsada al vacío, mientras que los restos del crucero de Criven siguen orbitando Ferrus, convertidos en basura espacial.
  • Robótica (KOKE): este conglomerado de fabricación de robótica industrial es conocido por ser la niña bonita de la Unión Europea. El alto grado de proteccionismo al que sus productos se ven sometidos ha sido motivo de protesta habitual en diversos tribunales planetarios. Principal comprador del níquel de Taylor Extraction, hay rumores sobre sus planes de establecer un gobierno anarcocapitalista en Capital, lo que unido a la influencia que sus cónsules ejercen sobre diversos imperios, da a entender el grado de poder que esta corporación ejerce.
  • Cultura (Good Taste): este conglomerado de artistas del Sistema Solar lleva marcando durante las últimas décadas las líneas de creación de los artistas de la presente generación. Sin embargo, esa buena reputación no les ha servido de defensa en el reciente juicio con respecto a la falsificación de toda la línea neorrealista del siglo XXIII. Se espera que pronto alguno de sus competidores recoja la corona que acaban de perder.
  • Hábitats (Hogar): iniciada en la construcción de hábitats de pequeño tamaño para la observación planetaria, esta pequeña corporación ha dado el salto adelante con la instalación de hábitats prefabricados para reducir el tiempo de colonización de una explotación minera. La alta demanda de sus servicios les ha proporcionado unos sustanciosos beneficios que no parecen querer utilizar en ampliar su plantilla, lo cual es probable que suponga un detrimento en favor de sus competidores. Sin embargo, esta política de negocio seguro está siendo alabada por los principales repu-economistas de Tierra.
  • Exploración (Plus Ultra): la supervivencia de esta corporación ha estado marcada por los golpe de fortuna. Con los principales sectores galácticos explorados no les ha quedado más remedio que adentrarse en los huecos del mapa en busca de nuevos planetas en los que establecer colonias. Los rotundos éxitos en el descubrimiento de mundos habitables han salvado en más de una ocasión a esta corporación que acostumbra a realizar fuertes inversiones en proyectos con pocas perspectivas de éxito.
  • Crimen (Avalancha): piratas, asesinos, contrabandistas, terroristas y ladrones. Los miembros de Avalancha se han ganado una merecida infamia en todos los rincones de la Galaxia. El simple indicio de su presencia en la zona hace que sus pobres víctimas se plieguen a las exigencias de este grupo, frecuentemente subcontratado por otras corporaciones que no quieren mancharse las manos con la incomodidad de tener que cometer genocidio en Usuar II o asaltar la estación espacial de una corporación rival.

Como veis, existe una amplia de gama de situaciones, tramas y personajes que podéis incluir a raíz de la creación de una serie de corporaciones en vuestra novela. El worldbuilding puede ser muy rico incluso al introducir un único sector económico como parte de la trama.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...