Basado en hechos imaginarios: Reseña (XXI): The Long Way To A Small Angry Planet

9 abr. 2016

Reseña (XXI): The Long Way To A Small Angry Planet

En el Universo también cabe el optimismo

Es una gran novela. Es indispensable decirlo en primer lugar con la deliberada intención de condicionar todo lo que se dirá a continuación.

Hay un futuro esperando en el cielo estrellado

The Long Way To A Small Angry Planet relata la historia de gente común con un trabajo muy particular: construir túneles que unan dos puntos de la Galaxia para que no sea necesario recorrer el espacio real entre esos dos lugares. En otras palabras: crean atajos. Se les contrata para construir un túnel a Hedra Ka, un planeta hasta hace poco en guerra que dispone de fácil acceso al ambi, el más valioso combustible del Universo. Un trabajo de alto nivel que requerirá a la tripulación del Wayfarer que den lo mejor de sí mismos.

Un vasto universo de diversidad


El Universo de Chambers está parcialmente controlado (que no dominado) por el Galactic Commons, una asociación a la que una nueva especie puede acceder por invitación de sus componentes. Una vez bajo las leyes de este organismo es posible ejercer diversas profesiones con ciertas garantías de ser protegido de especies ajenas al GC (normalmente las más belicosas o aquellas que no tienen nada que ofrecer al GC, léase: pobres) o de los piratas.

Se percibe cierta influencia de Firefly que puede pasar desapercibida porque Chambers ha llenado de detalles personales su propio universo. Pero una cosa es lo que parece y otra lo que es: esta novela tiene su fauna autóctona con sus correspondientes mentalidades e ideologías políticas. Lo que para unos puede ser promiscuidad, para otros es habitual; unos tienen gran respeto por las normas, otros creen que son obtusos.

Los personajes, ellos y ellas


La piedra angular de la novela de Chambers son sus nueve personajes únicos e identificables. Es una tripulación compuesta por diversas especies de la Galaxia por lo que no solo son personajes, son puntos de vista. Pese a que deben repartirse su ración de protagonismo es muy fácil sentirse identificado con alguno de ellos ya que su forma de ser, hablar o de expresar sus sentimientos es muy empática y logra despertar emociones en el lector, buenas y malas, que es lo que un buen personaje debe hacer. Son el gran punto fuerte de la novela.

Mención especial para lo personajes femeninos, que son muy relevantes para la trama y para desvelar los entresijos de este complejo universo. Su variedad de profesiones es la prueba (si es que hacía falta) de que una mujer (sea humana o no) puede desarrollar su trabajo como cualquier hombre. Mi personaje favorito es sin duda la piloto de la nave. Nadie es más chula que ella.

Unos alienígenas muy humanos


Es posible crear razas alienígenas con sus propias características y formas de entender la vida, las relaciones sociales o las leyes de la naturaleza y la civilización. Las rarezas fisiológicas se han transformando en singularidades ideológicas, y dos especies pueden tener algo más que malentendidos a raíz de sus diferencias. No siempre hay armonía, En este Universo encontramos racismo, clasismo y muchos prejuicios que se quedan atrás a medida que se comparten experiencias.

Por último están las tragedias personales, especies al borde de la extinción advirtiendo a los demás que no cometan sus mismos errores. Auténticas hecatombes concebidas por la autora que tal son un aviso que nos da sobre a dónde se dirige la Humanidad.

Se puede vivir sin prejuicios


El gran salto adelante de esta novela. El lector se adentrará en esta novela con su propio (y socialmente aceptado) concepto sobre lo que es "normal". Los habrá más abiertos de miras, o no. Chambers irá desvelando nuevas formas de normalidad en este magnífico universo donde la mente humana necesitará expandirse para comprender a seres que no entienden de sexos, o no tienen un sexo perfectamente definido. Se nos presentan personajes de color (literalmente, el capitán es rosa) con una naturalidad asombrosa y la orientación sexual es...de libre interpretación. Incluso entre especies.

The Long Way To A Small Angry Planet es una novela aportará mucho a la ciencia ficción presente y futura y cuya continuación A Closed and Common Orbit esperamos con gran entusiasmo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...