Basado en hechos imaginarios: Reseña (XXXV): Vórtice

23 ago. 2016

Reseña (XXXV): Vórtice

Una novela rarísima, pero muy disfrutable


Vórtice es una novela que me resulta difícil de clasificar. Techno-thriller sería la denominación más aproximada para lo que es una novela de aventuras en la que se mezcla la tecnología. Sin embargo, las iniciales reflexiones acerca de la existencia y los límites del "yo", así como la presencia de un protagonista nada llamativo (un pobre y simple oficinista estándar) le conceden un aire curioso que aproxima la novela a una escala de la reflexión de lo que somos y lo que otros nos consideran.

Es como si no tuviera ningún control sobre mi vida

Una lectura amena y ligera


Ojo, no es una novela complicada, el autor se ha asegurado bien de que la lectura sea ágil y perfectamente clara; pero los variados giros argumentales te harán preguntarte cómo la historia ha empezado de una forma para terminar de otra distinta. Y ahí la esencia de esta novela: te fuerza a seguir leyendo para comprender de qué va esta novela.

Esta novela requiere de una prosa sencilla, directa, ausente de complejidades lingüísticas y diseñada para resultar entretenida. Es una historia en las escenas se suceden con rapidez, y sería una incoherencia que su escritura no cumpliera esos requisitos. Cumple. Vórtice es una lectura atractiva y fluida.

Además, es breve; lo que unido a su ágil ritmo te permite terminarlo en dos sesiones.

La imaginación del autor lo resuelve todo


Si hay un fallo en la novela es la aparente falta de planificación de su línea argumental. Digo aparente porque da la impresión de que conforme avanza la historia el autor ha ido resolviendo las situaciones en las que se ha ido metiendo. Recurriendo para ello a una desbordante imaginación. Salirse por la tangente es una expresión que define muy bien a este libro. Es una novela rarísima.

Tan pronto estás en un lugar y tiempo como de repente el autor te adelanta o retrocede un par de meses, te cambia el escenario y te mete nuevos personajes. Y, con la abundancia de capítulos en los que esto sucede, el lector tiene la misma sensación que el protagonista: no tenemos ningún control sobre nuestra vida. Estos repentinos cambios de tema no son absurdos ni incoherentes, son frenéticos. Es posible que le resten un poco de calidad literaria pero contribuye notablemente a esa rapidez de ritmo de la que antes hablaba.

Sí, es un tipo cabalgando un tiranosaurio. ¿Por qué no?
En esta novela hay gólems de barro, katanas parlantes y bares de copas.

Una fina línea entre el ocio y la crueldad


Una reflexión a la que me ha llevado esta novela es hasta qué punto los personajes eran conscientes de lo que estaban provocando sobre el protagonista. Sus acciones, disfrazadas de actividad lúdica, son el reflejo de las crueldades que se pueden llegar a hacer cuando no existen normas ni miedo a las consecuencias, cuando no se cree en la línea del bien y el mal porque ni siquiera se puede pensar que exista. Si consideramos la vida como un juego, ¿cuál es la maldad en disfrutar todas las posibilidades de la experiencia?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...