Basado en hechos imaginarios: Reseña (XXVII): Crónica del rey cautivo

29 jun. 2016

Reseña (XXVII): Crónica del rey cautivo

Una obra de artesanía


Crónica del rey cautivo es la historia de los laboriosos artesanos de Bacreont y aquellos que se benefician de su trabajo. La crónica de un pueblo conservador que anhela los tiempos pasados y a quienes los representaban. Donde las tradiciones solo cambian con el olor de la sangre.

El lince enjaulado

La ciudad es la protagonista


El verdadero éxito de esta novela es la ciudad de Bacreont. Inspirada en ciudades artesanas mediterráneas no es posible situarla en un marco histórico, porque parece intemporal y eterna. Todo gira en torno al trabajo manual: la economía, la religión, la cultura, el ciclo mismo de la vida...

Bacreont es una ciudad monótona, siempre agobiada por el peso del tiempo sobre la productividad, que poco a poco parece despertar de su ajetreada somnolencia. El autor se las arregla para dar mil y un detalles sobre los resquicios de esta sociedad, sus orígenes y anhelos, construyendo una rica biosfera en este microcosmos. Todo cuanto los personajes hacen, afecta a esta ciudad.

Alta y baja fantasía, unidas


Al hilo de la mención de los personajes es destacable la buena mezcla que se ha hecho de dos géneros: por un lado tenemos una historia cotidiana, aplicable a cualquier olvidado por la Historia, que poco a poco se va engrandeciendo; y, por otro lado, una historia de nobles y reyes implicados en las clásicas conspiraciones de poder. Ambos estilos se complementan con sorprendente facilidad y se enriquecen el uno al otro, al ver cómo las promesas de los reyes se transforman en esperanzas para los plebeyos, y cómo estos últimos han hecho posible el ascenso y caída de esos mismos reyes.


Ritmo irregular


Este es el problema de la novela, sus alteraciones de ritmo. Comenzamos con una interesante premisa de trágica historia, para caer en la monotonía del trabajo artesanal, después nuestras fronteras se expanden vertiginosamente, para luego decaer en la reflexión y, por último, asistimos con nerviosismo a la forja de una conspiración política, que termina con un final inconcluso.

Es evidente que el autor quería hacer una trilogía a partir de su idea original, pero haber mostrado algo más antes de dar por concluida la trama le hubiera venido muy bien a la novela. Ha faltado un auténtico clímax para que dejara un perfecto sabor de boca.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...