Basado en hechos imaginarios: agosto 2016

31 ago. 2016

Reseña (XXXVI): Traición en el Gran Consejo

Chaka is back, losers!


Miguel Ángel nos trae la primera entrega de su trilogía La amenaza treyana, una historia sobre conspiraciones y pequeños héroes en un universo donde dos potencias enfrentadas están a punto de poner fin a un largo período de tensa paz. Una novela de ciencia ficción en la que la política y los bajos fondos van de la mano a la búsqueda de respuestas.

Ya comenté que Miguel Ángel podía hacerlo mejor. Aquí está la prueba.


Sigue las migas de pan

Un universo estándar


Miguel Ángel no se complica la vida con un excesivo worldbuilding. La Unión Galáctica de Planetas está enfrentada a la Mancomunidad Treyana (gobernada por agresivos insectos carnívoros), motores hiperlumínicos, algo de antigravedad, rifles láser y ciertos planetas tecnológicamente atrasados... No hay originalidad; sin embargo, es una ambientación fácilmente identificable y permite al autor ahorrar páginas de descripciones en las que configura el universo que ha creado para entrar directamente en materia y colocar a los personajes en las situaciones en las que tendrán que desenvolverse.

Promete ritmo, y cumple sus promesas


La novela no es nada del otro mundo pero, al igual que otras novelas del autor, es muy entretenida. El lector estará muy satisfecho con lo que le ofrece. Con una escritura directa y simple, aquí lo que importa es el ritmo. Y vaya ritmo. La frenética sucesión de eventos y el rol que interpretan sus numerosos personajes con sus respectivos puntos de vista nos ofrecen una frescura y agilidad en la lectura que hace que se devoren las páginas de este libro.

Capítulos cortos, muy breves algunos, en los que contamos con abundantes escenas de acción y momentos francamente divertidos; sin dejar de lado las conspiraciones y planes. Un inteligente uso de pequeños elementos de escenografía en lugares clave y describir algunas situaciones desde un punto de vista indirecto refuerzan esa sensación de ritmo y entretenimiento.

Personajes carismáticos


Acompañando a ese buen ritmo tenemos un amplio elenco de personajes que nos ofrecen seguir la trama de la novela desde sus puntos de vista.

Chaka Gutionov es el protagonista indiscutible. Un contrabandista y el puto amo, y lo sabes. Es agudo, ocurrente, el mejor en lo suyo y rebosa de carisma por todos los poros de su piel. Su instinto para la supervivencia y su escaso respeto por las normas e instituciones le convierten en un antihéroe perfecto. Siempre dispuesto a ayudar, pero sin ser generoso. Hacer buenos negocios es lo que a él le importa.

Silvana Prescot es el personaje que inicia la trama de la novela, con sus sospecha de que las hambrunas que se están produciendo en diversos planetas de la Unión Galáctica de Planetas son parte de un plan de guerra de la Mancomunidad Treyana. Aunque sus motivaciones y su objetivo son muy claros, no termina de estar definido su grado de madurez. Parece que está esperando a que los problemas se le echen encima

Otro personajes más, aunque no el único que falta, es el soldado Quehevi, carne de cañón que está atrapado en un mundo en guerra permanente. Es fácil identificarse con él porque tiene más miedo que sentido del deber y revela a un personaje muy humano al que toda la trama le viene grande.


Conspiraciones dentro de conspiraciones


Un buen detalle que tiene esta novela es que se presenta como una trama de conspiraciones clásica, para luego darnos la sorpresa y ofrecernos más. El lector puede darse cuenta que el planteamiento inicial de estos son los malos se convierte en algo más complicado cuando se comprenden las razones que tienen algunos personajes para actuar y cuando la novela cumple con aquel dicho de "veis conspiradores donde solo hay marionetas". La novela de Miguel Ángel es más de lo que cubierta y sinopsis nos da a entender. El autor cada vez se siente más cómodo con su historia y se da cuenta de que puede mejorarla. Las futuras entregas se pronostican con una mejora sustancial.

Traición en el Gran Consejo no tiene pretensiones de obra maestra, y por eso ofrece mucho más de lo que aparenta. Es una buena novela. ¿Imprescindible? No. Pero muy entretenida. El lector la disfrutará.

29 ago. 2016

Ciencia con ficción (I): La minería espacial

Siempre está ahí, como si acechara. ¿La Nostromo? Una nave minera. ¿La Ishimura? Una nave minera. Es fácil encontrar una película o serie de ciencia ficción en la que se ha perdido contacto con una colonia minera (siempre con algún tipo de xenomorfo implicado), o dos corporaciones rivales se enfrentan por la posesión de un puesto minero. O… Veis por dónde voy, ¿verdad?

El negocio de la minería espacial


Treinta centímetros más de roca inútil y podremos extraer níquel

La minería espacial está muy presente en la ciencia ficción como elemento de trasfondo para muchas tramas cinematográficas y de videojuegos. Las novelas no son una excepción. Las posibilidades que ofrece para la ambientación y punto de inicio en una línea argumental son lo bastante ambiciosas, y a la vez ambiguas, como para ofrecer un amplio marco de posibilidades para cualquier escritor. Y suelen ser un gancho bastante llamativo.

Sin ir más lejos, han vuelto recientemente a la primera línea de la literatura con las publicaciones de Luna de Ian McDonald y la saga The Expanse de James S.A. Corey donde la minería es uno de los elementos en torno a los cuales gira parte de la trama. A menudo como fuente de disputa entre facciones políticas enfrentadas.

Intereses comerciales, piratería o revoluciones proletarias son chispas que pueden convertirse en grandes fuegos cuando las amenazas veladas acaban convirtiéndose en guerras interestelares.

Ya tenemos una línea argumental con la que trabajar. Sin embargo, un escritor no debe únicamente diseñar y transmitir su propia historia en torno a los intereses mineros, un autor debe conocer las raíces de su origen; solo así podrá comprender a la perfección las motivaciones de los individuos y corporaciones que interactúan en su universo literario.

Ha quedado claro que este sector económico es muy importante. Pero, ¿por qué? ¿Por qué razón la minería espacial es un elemento tan recurrente en la ciencia ficción? Bien, la explicación más breve y sencilla sería el dinero (¿no lo es siempre?); pero resulta necesario explicar de qué modo la minería se puede convertir en un negocio tan rentable para que valga la pena matar por él. Para que incluso las empresas mineras actuales inviertan dinero en la costosa exploración espacial. El interés en los recursos de otros cuerpos estelares no es algo exclusivo de la ciencia ficción: las empresas mineras están realmente interesadas en la exploración espacial. Y deberían, porque las posibilidades para ellas son muy atractivas. Pongamos algunos ejemplos.

Minería espacial: asteroides y cometas


Los asteroides no son más que rocas que orbitan en el espacio en una órbita elíptica semejante al movimiento de los planetas. Su fuerza de atracción gravitatoria es pequeña debido a su menor masa relativa por lo que se ven absorbidos por la gravedad de cuerpos celestes más pesados, como estrellas y planetas. La gran mayoría de estas rocas se concentran en el Cinturón de Asteroides, una zona del espacio situada entre Marte y Júpiter que circunvala al Sol. ¿Qué quiero decir con esto? Que son cuerpos fácilmente ubicables en un mapa: siempre orbitan en torno a algo más grande y visible.

Junto con su relativa proximidad, es esta clase de órbita lo que los hace más aptos para la extracción minera que sus primos los cometas, que describen trayectorias mucho menos circulares (elípticas, parabólicas e hiperbólicas).

Dejemos por el momento los cometas y centrémonos en los asteroides. Sabemos dónde están, vale, ¿por qué deberían interesarme? Antes he mencionado su menor masa relativa. Palabra clave, relativa. La masa de Eros, uno de los asteroides próximos a Tierra, es 7.200.000.000.000.000 kilogramos (aunque lo pongas en toneladas es una barbaridad). Entre tanta masa, es esperable que haya algo de mineral aprovechable. Lo hay.


Eros, y su forma de cacahuete

Un repaso rápido a la corteza terrestre y sus minerales industriales y vemos que lo que abunda en nuestro planeta es hierro, aluminio y magnesio. En menor cantidad encontramos níquel, plata, plomo, oro… La tabla periódica, para que nos entendemos. No obstante, algunos de estos minerales son más abundantes que otros, y aquellos que son escasos ofrecen una producción limitada.

En un futuro de ciencia ficción (y en uno realista, también) la escasez de recursos habrá llevado al ser humano a invertir en tecnología y maquinaria para poder obtener más recursos de los depósitos que haya en Tierra; pero todo tiene un límite.

La minería en los asteroides ofrece la posibilidad de encontrar en ellos elementos escasos en nuestro planeta. La composición de Luna (sé que no es un asteroide, pero me servirá de ejemplo) indica que la cantidad de hierro disponible allí es un 50% superior; aluminio, 20%; titanio, tres veces superior; y níquel, tres veces. Todas estas cifras están puestas en relación con la masa total del cuerpo celeste.

Esta relativa abundancia de recursos no será invisible para los intereses industriales del ser humano y, a medida que la tecnología progrese, su extracción se convertirá en más rentable que las minas terrícolas (si no han sido agotadas hace tiempo).

Y, además de los minerales, está el hielo. El agua es limitada en el Universo; de hecho, solo puedes encontrarla (en teoría) en Tierra. El hielo es más abundante, pero sigue siendo un recurso escaso y, como es obvio, fundamental para la habitabilidad una vez es procesado como líquido. Muchos de estos asteroides contienen una importante proporción de hielo (aunque no es habitual que lo tengan en la superficie) que puede ser extraído.

Si hablamos de hielo debemos hablar de los anillos de Saturno, pues estos contienen una gran cantidad de hielo y la estabilidad de su órbita permitiría, con el adecuado desarrollo de los viajes espaciales, su importación hacia el centro del Sistema Solar.




Por último, están los cometas. Su composición mineral es muy inferior a la de los asteroides ya que son en gran parte hielo (la cola de los cometas son fragmentos de hielo que se desprenden del cuerpo principal cuando su órbita los aproxima a Sol). Aunque su trayectoria los convierte en cuerpos difíciles de interceptar porque habría que esperar a su aproximación al planeta de lanzamiento de la nave para ahorrar combustible es posible que, llegado el caso, su cantidad de hielo los haga interesantes para los intereses mineros.




Ya tenemos la minería en los asteroides, ¿cómo podemos incluirlos en nuestra novela? ¿No se te ha ocurrido un despertar de la carrera espacial donde los principales estados de Tierra compiten por la obtención de nuevos recursos mientras la batalla legal sobre la posesión de tal o cual roca flotante acaba desencadenando en una guerra? ¿Y si le metes espionaje industrial? ¿O el viaje de una nave tripulada que es alcanzada por una lluvia de micrometeoritos? Con imaginación, es mucho lo que puedes lograr.

¿Os acordáis que antes mencionaba The Expanse? Pues bien, la trama se inicia cuando la nave extractora de hielo Canterbury es atacada por un enemigo desconocido. Esta interrupción del comercio hielero provoca una escasez de agua en el Cinturón de Asteroides que da lugar a disturbios por el racionamiento; adicionalmente, el hielo es vital en el proceso de terraformación de Marte, un creciente poder militar que lleva tiempo queriendo imponer su autoridad sobre los anárquicos cinturianos. ¿Veis el uso del hielo como recurso estratégico en la economía del futuro? Por eso debe ser incluido en vuestra novela.


El Canterbury recolectando hielo en los anillos de Saturno

¿Qué es esa mierda del medio ambiente? ¡Esta roca está muerta!


Lo que nos ofrece la minería es abundancia de recursos para el desarrollo de la economía y las condiciones de vida. ¡Qué bonito! O eso parece.

Por mucha ciencia ficción que metamos, seguimos partiendo de la base que el ser humano estará implicado en este asuntillo de la minería espacial. Y, con nosotros, siempre hay un pero.

No me refiero a las infrahumanas condiciones de trabajo de los mineros espaciales, a la cual se le podría dedicar otro artículo, sino a las consecuencias ecológicas que tiene la minería. Si os habéis fijado, en la noticia se hacía referencia a que la minería espacial facilitaría el desarrollo sostenible. Eso es cierto, con matices.

Uno de los problemas de la minería es la destrucción del ecosistema en el que se localiza. Basta con mirar cualquier mina a cielo abierto y las aguas de las inmediaciones.




Así que otra de las ventajas, de ámbito tanto político como de opinión pública, es que la extracción de minerales en el espacio no supone ninguna amenaza para los ecosistemas. No hay. La pregunta, el pero, a la que quiero llegar es: ¿qué pasaría se descubren jugosos recursos en un cuerpo estelar que sí alberga formas de vida, aunque estas sean celulares? ¿Saltaría algún grupo ecológico en defensa de los derechos de esas células? ¿Los ecoterroristas de Universo Verde harían explotar las naves mineras con sus tripulantes dentro para impedir la destrucción de esos frágiles ecosistemas? ¿Por qué una corporación biomilitar como Supremacía está financiado a estos radicales? El conflicto de intereses, de nuevo una línea argumental.

Que nadie se engañe, si alguien quiere extraer minerales extraterrestres es porque los que son accesibles aquí en Tierra comienzan a escasear o porque la extracción se ve limitada por leyes de protección del medio ambiente, y algún día dejará de ser rentable mantener las minas en producción. El ecologismo no es una prioridad para quienes quieren hacer dinero. Eso está para quedar bien. Se lo dejamos al departamento de marketing.


Breve apunte sobre la propiedad de los asteroides (y otros cuerpos)


Las primeras polémicas sobre quién es dueño de los cuerpos celestes ya han ocurrido en nuestro mundo. Recientemente el gobierno de Luxemburgo ha adoptado una serie de medidas para facilitar la inversión en la minería espacial. Aprovechando, a la par que dejando en evidencia, las lagunas legales existentes actualmente sobre este tema. Adicionalmente, puede observarse como este pequeño país está defendiendo los intereses de las iniciativas privadas en torno a la minería espacial mediante la inversión pública en este sector. En otra entrada, hablaré sobre el papel de las corporaciones y el origen de su poder.

Si deseas incluir en tu novela un enfrentamiento entre corporaciones mineras, no puedes olvidar la vía legal en tu trama, aunque solo lo hagas mediante la violación unilateral de las leyes existentes (tengo el arma más grande y digo que esta roca es mía).


Minería espacial: planetas


Tras esta breve pausa, volvemos con los recursos. En la minería espacial los asteroides pueden ser un buen comienzo, pero el premio gordo viene representado por los planetas. Aunque hay múltiples posibilidades sobre la minería en gigantes gaseosos es un tema que no domino, por lo que voy a limitarme a especular sobre los cuerpos rocosos de tamaño planetoide.

Si los pequeños asteroides ofrecen inmensas riquezas no es difícil imaginar que se ambicione la explotación de los yacimientos de un planeta entero. A la mencionada controversia sobre la posesión de un asteroide y las consecuencias ecológicas de su explotación la minería en un planeta añade una problemática adicional: su tamaño.


¡Más níquel! Hay una cuota que cumplir

La problemática cuestión que plantea la posesión y control de todo un planeta es algo que ya planteé en El Señor es mi pastor. La corporación minera Taylor Extraction había descubierto un planeta árido con abundantes yacimientos de níquel por lo que, amparado bajo la protección del gobierno de Australia (de ahí que bautizaran al planeta como Terra Australis), pudo establecer una colonia que prosperó y creció hasta convertirse en una urbe con enclaves secundarios repartidos por el planeta. Sin embargo, los recursos eran muy vastos y ambicionados por otras potencias. El estallido de una guerra civil en Australia dejó a la corporación en una especie de limbo legal, y su presidente adoptó una postura independentista. El problema es que esta corporación carecía del poder necesario para mantener el planeta por sí sola y, ante el temor de ser invadida, acabó llegando a un acuerdo con otras corporaciones de diversos sectores económicos como la terraformación, medicina, producción de alimentos o fabricación robótica (industria donde el níquel es muy importante) para establecer un autogobierno basado en el anarcocapitalismo. El planeta fue rebautizado como Capital.

A este punto quería llegar yo: a la magnitud de lo que un planeta minero representa. ¡Estamos hablando de todo un planeta! Los yacimientos que habrá en ellos serán tan inmensos que no es de extrañar que el planeta cabe repartido entre varios consorcios mercantiles.

Como ya he hablado de los recursos presentes en los asteroides voy a evitar repetir lo mismo en los siguientes párrafos: asumamos que en los planetas también hay minerales preciados, solo que en mayores cantidades. Únicamente quiero mencionar una cosa. Si bien el agua es escasa, Tierra no es el único planeta del sistema solar que tiene mares. Hablo de los océanos de metano que hay en Titán. Por muy elegante que queramos hacer la tecnología del futuro, con algo de lógica podemos asumir que la combustión química seguirá jugando un papel relevante en la industria y el día a día; por lo que no es de extrañar que la idea de meter una manguera en un océano y almacenar metano en depósitos de vuelta a Tierra resulte bastante práctica.


Ese es el color del dinero líquido

Una vez mencionado eso, pasemos a especular sobre lo necesario para convertir una roca en un planeta minero. Aquí se presentan dos variantes: que el planeta sea habitable para el ser humano o no.

Si el planeta no es habitable, será necesario invertir en hábitats que protejan a los colonos de las letales condiciones del planeta. Lo más probable es que su atmósfera sea tóxica (o que carezca de ella); sin embargo, un escritor puede jugar con otra variantes que imposibiliten la vida en el planeta, como una alta actividad sísmica y volcánica (en este caso, habría que ver si los recursos que ofrece el planeta compensa el necesario gasto en equipamiento que funcione bajo esas condiciones), o que el planeta esté poblado de algún tipo de fauna especialmente agresiva (una especie no inteligente y carnívora es otro argumento habitual en la ciencia ficción). Sea como fuere, las condiciones del lugar no hacen posible la vida humana.

Podemos asumir que haya corporaciones con experiencia en estos asuntos y posiblemente dispongan de instalaciones prefabricadas que pueden ser lanzadas desde una nave nodriza; porque una nave de esas características (esté tripulada o sea automatizada) será esencial en el establecimiento de la colonia. Puede ofrecer imágenes orbitales en tiempo real, alertando de tormentas u otras amenazas; sirve de antena de comunicaciones para poder hablar con otros asentamientos civilizados; y, llegado el caso, es un bote salvavidas para los colonos en tierra.


¿Por qué tenían que ser arañas espaciales?

Si nunca se llega a optar por la terraformación del planeta, a la que dedicaremos otro capítulo, lo más probable es que estas colonias sean de usar y tirar. El primer equipo se encargará de establecer una base y después comenzarán las labores de extracción del mineral. Debido a la inmensa cantidad de tiempo que será necesaria para extraer los recursos de un único depósito es bastante probable que se vayan produciendo relevos entre los equipos mineros presentes, unos ciclos de trabajo de dos a cinco años, por ejemplo, con algunos individuos selectos pasando más tiempo en esa base minera, quizá toda su vida. Es también altamente probable la presencia de algún tipo de equipo robótico, bien sea como herramientas por control remoto, máquinas con tareas programadas o inteligencias artificiales.

Una vez la colonia haya extraído los recursos más jugosos, será abandonada (porque no merece la pena desmontar la base) y el equipo se establecerá en otro lugar del mismo planeta. Siempre al acecho de potenciales beneficios.


Esto lo dejaremos aquí cuando nos vayamos

Si el planeta es habitable, recibirá atención inmediata por las facilidades que ofrece para el establecimiento de una colonia permanente. No hay que preocuparse de reguladores atmosféricos, reciclaje de agua y mantener siempre  apunto el plan de huida. Un planeta minero habitable terminará convirtiéndose en un mundo habitado. Siempre.

La primigenia colonia minera irá creciendo y atrayendo a nuevos inmigrantes (de los cuales hablaremos en otro capítulo), y corporaciones. Las ciudades surgirán y, con ellas, una serie de servicios e industrias destinadas a satisfacer las demandas de la creciente población. Con el tiempo, el planeta podría albergar una civilización cuya política y sociedad gire en torno a la minería. Lo cual ofrece buenas posibilidades a la hora de hacer un rico worldbuilding y experimentar con diversas formas de gobierno.

En cierto momento, un planeta minero dejará de exportar la práctica totalidad de su producción minera para autoabastecer su propia industria (los productos industriales se cotizan mejor que las materias primas). Podéis jugar con este factor para dar coba a un enfrentamiento entre la colonia minera y la metrópolis que se beneficia de la importación de mineral; tal vez como elemento canalizador de un movimiento independentista que amenace con desestabilizar la economía galáctica.


Infraestructura minera


Como toda industria, la minería requiere de una serie de herramientas e infraestructuras para mantener la producción. Voy a dejar de lado algunos términos engorrosos como pueden ser la lucha contra el vacío, la falta de oxígeno, la radiación letal, la cartografía de cuerpos rocosos, las protecciones frente a piratas espaciales…

Si no lo hago, este artículo va a ser eterno. Centrémonos en dos apartados: la extracción de minerales y el transporte de mercancías.

La extracción de minerales no creo que evolucione mucho en su esencia; la tecnología será más guay y los cascos de mineros tendrán todo tipo de sensores. Pero, en esencia, seguirá siendo lo mismo. ¿Quieres sacar mineral? Pica. ¿La roca es muy dura? Usa una sierra. ¿Es muy muy dura? Vuélala.



Los picos podrán estar automatizados y contar con un sistema de absorción de polvo para evitar que su acumulación bloquee la vista del minero, pero serán picos. Las sierra podrían encontrar un duro competidor en las cortadoras láser, pero seguirán siendo útiles. Y el uso de explosivos en la minería, ni es algo nuevo, ni es ineficaz. Tan solo ten en cuenta de que necesitas un explosivo que funcione en el vacío carente de oxígeno y recuerda que la metralla no pierde velocidad hasta que choque con algo; por ejemplo, tú. Nadie dijo que este no fuera un trabajo peligroso.


Otro día os hablaré de las auténticas cortadoras láser

En lo que respecta al transporte de mercancías, debería regirse por esta máxima: una nave grande siempre es mejor. Hoy en día vivimos en un mundo globalizado. El made in China es algo común en nuestras vidas y eso no se debe a que fabricar en China sea barato (que también) sino que es barato importar productos de China. Los costes de transporte se han reducido hasta el punto de que es más barato quemar carbón australiano que de Teruel.

Ah, el lignito de Teruel. Qué bien se quema en la planta de Andorra

Existen tres tipos de transporte: el terrestre, mediante trenes y camiones, que juega un papel importante a nivel nacional; el aéreo, que ofrece velocidad a cambio de una reducción de carga; y el marítimo, destinada al transporte de grandes cantidades de mercancías. Voy a olvidar el terrestre y voy a centrarme en el mar y en el aire. El transporte aéreo ofrece cubrir grandes distancias en poco tiempo, pero se ve muy limitado por ciertas leyes físicas que exigen mucho combustible para mover poca carga; el marítimo puede transportar cargas cada vez mayores, pero aunque puedan navegar día y noche su velocidad sigue siendo limitada.

El transporte espacial combina lo mejor de esos dos métodos. Por un lado, tenemos una enorme capacidad de carga porque la ausencia de gravedad o la inexistencia de un océano en el que hundirse posibilita la construcción de gigantescas naves en el vacío sin limitaciones aparentes. Estas naves serán grandes, huecas y cuadradas (mejor aprovechamiento de volumen por metro de acero invertido en el casco; además no necesita ser aerodinámica porque no entrará en ninguna atmósfera). En resumen, muy feas y muy prácticas. Por otro lado, ofrecen velocidad al no verse limitadas por ningún terreno. Mach-9 quedará en ridículo cuando estos armatostes enciendan sus motores.

Un último apunte en este apartado. Es factible que una nave minera sea a la vez un carguero, especialmente si se trata de una nave especializada en pequeños asteroides, pero la división del trabajo siempre ha sido más rentable. Unas naves extraen, otras transportan.


Gravedad cero no significa masa cero



¡Mucho cuidado! Construir una nave en el vacío puede eliminar las limitaciones habituales de tamaño y carga pero eso no implicará que el contenido de las bodegas no tenga unos límites. Me explico: cuando un autobús acelera, podéis sentir cómo os vais hacia atrás; cuando frena, hacia adelante. Vosotros sois la carga, y estáis sufriendo los efectos de la aceleración y la desaceleración porque tenéis masa. La carga de una nave minera va a sufrir las mismas reacciones al movimiento de la nave. A la hora de construir estas naves no bastará con hacerlas grandes, feas, cuadradas, carentes de aerodinámica y huecas por dentro; será muy necesario tener en cuenta la fuerza que la carga ejercerá sobre sus mamparos.

Podríais decir: le doy un empujón fuerte al principio y luego lo dejo a velocidad de crucero. En ese "empujón" cada kilogramo de masa podría multiplicarse por cuatro, nueve o veinte en función de la aceleración que le metáis. No queremos que una nave que soporta dos millones de toneladas de carga se parta por la mitad cuando, al acelerar 4G, esos dos millones se hayan convertido en ocho.




La panza bien llena, un acelerón... ¡y pum! ¡Se convirtió en chocapic!



Pero de naves espaciales en movimiento hablaremos en una futura entrada, por lo que lo dejaremos aquí por hoy. Si estáis interesados podéis suscribiros a mi lista de avisos para estar al tanto de futuras publicaciones. No olvidéis dejar vuestros comentarios y recordad que podéis votar en Twitter la temática de las próximas entradas. 

25 ago. 2016

Ciencia con ficción: Introducción

Introducción

Hoy os traigo la presentación de una nueva serie de entradas para mi blog. Como soy un usuario habitual de Twitter he terminado por encontrar perfiles que aportan información muy jugosa para los que queremos construir mundos imaginarios sobre hojas de papel (o de ebook). Dos de esos perfiles me llamaron especialmente la atención: @Alister_Mairon y su blog Escribe con ingenio, quien nos aconseja sobre el worldbuilding (la construcción de mundos) en la literatura fantásticas; e @islatintero con Relatos de Isla Tintero, que nos aproxima a la ciencia como herramienta de inspiración literaria.

No es casualidad que haya acabado conociendo estos blogs. Durante el proceso de escritura de El Señor es mi pastor me encontré con excesiva frecuencia buscando información en Internet relacionada con el conocimiento científico (motores de combustión química, de fusión, armas de plasma, reentradas atmosféricas, etc.). Sin llegar a considerarla una novela de ciencia ficción dura (hard sciencie fiction) he procurado que se mostrara como un futuro realista dentro de lo hipotético. Así que he acumulado ciertos conocimientos que ahora me gustaría compartir con todo el mundo para que puedan utilizarlos en su beneficio: ya sea pura curiosidad o como ambientación literaria.



Ahora debo lanzar una bengala de advertencia. Aunque estuve coqueteando con la Física y algunos temas de metalurgia y electrónica no puedo considerarme un experto en el tema, debido a que terminé estudiando Historia y luego avancé hacia la docencia. Así que tuve que solventar mis deficiencias con el conocimiento ajeno: Internet, fundamentalmente. Es mucha (abrumadora) la cantidad de información que puedes encontrar en la red sobre tecnologías reales e hipotéticas, y aunque muchos de los datos disponibles pueden ser erróneos (mi yo historiador me hace desconfiar de las fuentes) estamos en un terreno literario/especulativo donde podría decirse que todo vale si sabes cómo meterlo en tu trama. Es una novela.

¿Qué quiero decir con todo esto? Voy a equivocarme. Errores de proporciones astronómicas podrán ser encontrados en lo que escriba; pero no voy a dejar de hacerlo por eso. Tan solo pretendo ofrecer algo de inspiración con lo que un escritor de ciencia ficción pueda trabajar. Eso es lo que quiero.

Una cosa más. Tengo la curiosa costumbre de poner los nombres propios de los cuerpos celestes sin artículos. En otras palabras, a la Tierra la llamo Tierra; a la Luna, Luna; y al Sol, Sol. Lo aviso para aquellos que se vayan extrañando.

Dicho esto. ¿De qué se va a hablar aquí? Bueno, todavía tengo que convertir los títulos de las entradas en auténticas entradas, pero esto es un adelanto de los que podréis encontrar:
  1. Minería espacial: un negocio futuro pero que estará en auge. ¿Por qué? Es fácil arrancar pedazos de roca cuando no tienes que preocuparte por el medio ambiente y las vías de transporte.
  2. Puntos de Lagrange: los cinco puntos del espacio entre dos cuerpos celestes donde un tercer objeto puede permanecer estacionario.
  3. Corporaciones: omnipresentes en las novelas de ciencia ficción que incluyan conspiraciones políticas. ¿Qué hace tan importantes a estos consorcios mercantiles? ¿Y por qué se parecen tanto a las multinacionales de hoy en día?
  4. Batallas espaciales: un listado de armamentos y defensas con las que una nave cuenta para la guerra en el espacio.
  5. Combates dentro de una nave: asfixiantes pasillos, exposición al vacío, compuertas, la amenaza de la radiación...y todavía no han empezado a dispararte.
  6. Ascensor espacial: mandar cohetes al espacio es caro y peligroso. Hacer que vuelvan, también. El ascensor espacial ofrece la posibilidad de un continuo suministro de mercancías.
  7. Tecnología imposible y anticuallas eficaces: construir una silla de levitación antigravitatoria es muy chulo. Pero, ¿qué tiene de malo una silla de tres patas que no necesita un reactor nuclear para funcionar?

¿Estáis interesados? Si es así, podéis suscribiros a mi lista de avisos para seguir con atención las futuras publicaciones.

23 ago. 2016

Reseña (XXXV): Vórtice

Una novela rarísima, pero muy disfrutable


Vórtice es una novela que me resulta difícil de clasificar. Techno-thriller sería la denominación más aproximada para lo que es una novela de aventuras en la que se mezcla la tecnología. Sin embargo, las iniciales reflexiones acerca de la existencia y los límites del "yo", así como la presencia de un protagonista nada llamativo (un pobre y simple oficinista estándar) le conceden un aire curioso que aproxima la novela a una escala de la reflexión de lo que somos y lo que otros nos consideran.

Es como si no tuviera ningún control sobre mi vida

Una lectura amena y ligera


Ojo, no es una novela complicada, el autor se ha asegurado bien de que la lectura sea ágil y perfectamente clara; pero los variados giros argumentales te harán preguntarte cómo la historia ha empezado de una forma para terminar de otra distinta. Y ahí la esencia de esta novela: te fuerza a seguir leyendo para comprender de qué va esta novela.

Esta novela requiere de una prosa sencilla, directa, ausente de complejidades lingüísticas y diseñada para resultar entretenida. Es una historia en las escenas se suceden con rapidez, y sería una incoherencia que su escritura no cumpliera esos requisitos. Cumple. Vórtice es una lectura atractiva y fluida.

Además, es breve; lo que unido a su ágil ritmo te permite terminarlo en dos sesiones.

La imaginación del autor lo resuelve todo


Si hay un fallo en la novela es la aparente falta de planificación de su línea argumental. Digo aparente porque da la impresión de que conforme avanza la historia el autor ha ido resolviendo las situaciones en las que se ha ido metiendo. Recurriendo para ello a una desbordante imaginación. Salirse por la tangente es una expresión que define muy bien a este libro. Es una novela rarísima.

Tan pronto estás en un lugar y tiempo como de repente el autor te adelanta o retrocede un par de meses, te cambia el escenario y te mete nuevos personajes. Y, con la abundancia de capítulos en los que esto sucede, el lector tiene la misma sensación que el protagonista: no tenemos ningún control sobre nuestra vida. Estos repentinos cambios de tema no son absurdos ni incoherentes, son frenéticos. Es posible que le resten un poco de calidad literaria pero contribuye notablemente a esa rapidez de ritmo de la que antes hablaba.

Sí, es un tipo cabalgando un tiranosaurio. ¿Por qué no?
En esta novela hay gólems de barro, katanas parlantes y bares de copas.

Una fina línea entre el ocio y la crueldad


Una reflexión a la que me ha llevado esta novela es hasta qué punto los personajes eran conscientes de lo que estaban provocando sobre el protagonista. Sus acciones, disfrazadas de actividad lúdica, son el reflejo de las crueldades que se pueden llegar a hacer cuando no existen normas ni miedo a las consecuencias, cuando no se cree en la línea del bien y el mal porque ni siquiera se puede pensar que exista. Si consideramos la vida como un juego, ¿cuál es la maldad en disfrutar todas las posibilidades de la experiencia?

22 ago. 2016

Publicidad (IX): Promoción gratuita de Kindle y ranking de libros

KDP Select y la promoción gratuita


En una entrada anterior hablábamos de lo poco convencido que estaba sobre la utilidad del Kindle Countdown Deals para los autores españoles, lo que en realidad hacía referencia a aquellos que no tienen amazon.com como principal punto de venta.



Por suerte, Amazon dispone de otra herramienta de marketing que sí tiene alcance global: la promoción de libro gratuita. Es una de las más conocidas en Amazon y tiene un peso muy importante para que los autores independientes elijan Amazon como primera página en la autopublicarse. Su planteamiento es sencillo: durante un período de cinco días (que podemos repartir como queramos) nuestra novela digital estará disponible para su descarga gratuita en todas las tiendas de Amazon. Esto puede dar un gran impulso a nuestra difusión si sabemos cómo utilizarla.

Preparando nuestra promoción


Lo primero que debemos hacer es decidir cómo gastaremos nuestros cinco días. Mantened presente que el período de exclusividad de KDP Select es de 90 días. El manual de autopublicación de Autorquía nos recomienda repartirlos en tres y dos. Los primeros tres (domingo, lunes y martes por ser los días con mejor difusión) es aconsejable utilizarlos el primer mes, tras haber mantenido nuestra novel un par de semanas en venta ordinaria. Eso nos garantizará un buen número de descargas debido a lo novedoso del producto.

El segundo período de descargas (dos días, domingo y lunes) es más flexible, hay quien preferiría reservarlo para el tercer  y último mes en Amazon (como un último coletazo antes de pasarse a otras plataformas), aunque yo creo que lo mejor es utilizarlo en cuanto hayamos recibido nuestras primeras reseñas, para que el producto resulte aún más atractivo para los potenciales lectores.

Resultados de la campaña


El mito de escalar posiciones


Una de las principales razones por las que este programa se utiliza es por la visibilidad que ofrece al autor independiente. Siempre se ha dicho que la promoción gratuita sirve para escalar posiciones en Amazon. Mi experiencia indica todo lo contrario.

Así estábamos al empezar la primera promoción.






Estos son los resultados del última día de promoción








Son, sin duda, unas muy buenas posiciones. Veamos que sucede cuando termina la promoción.







Desastre. No solo no hemos escalado posiciones sino que las hemos bajado vertiginosamente. Pensaba que era algún tipo de error, que los datos no se habían actualizado, etc. No, es la realidad.

El mito de las promociones gratuitas de Amazon te hace escalar posiciones es falso. No se puede negar que durante los días en los que está disponibles ganas visibilidad como producto gratuito y eso genera una buena publicidad. pero sus efectos son excesivamente puntuales. Una vez acaba la promoción gratuita, caes posiciones. ¿Por qué? Porque durante el período de promoción gratuita no se han producido ventas reales; eso ha supuesto una pérdida de posiciones frente a otros productos que sí se han vendido.

18 ago. 2016

Reseña (XXXIV): Héroe de las Eras

No más secretos

Con esta novela, termino la trilogía original de Nacidos de la Bruma, y no puedo dejar de deleitarme con el buen sabor de boca que me ha dejado este capítulo final. Ha sido algo asombroso, un gran ritmo narrativo que se equipara al de la primera novela y una angustiosa y oscura lucha contra un enemigo abrumadoramente superior. Los secretos, siempre los secretos, han sido el mayor obstáculo de los protagonistas. Y por fin se nos han revelado.

Ten fe. El Héroe vendrá.

El plan de Sanderson


Lo tenía todo planeado. Las miguitas de pan que nos fue dejando en las dos primeras novelas nos han ido llevando hasta el final. Las pistas estaban ahí para quien supiera verlas (yo no). Nos las iba revelando y ahora, en el tercer volumen, por fin se nos muestran con claridad. Nos golpea el grado de planificación del autor a la hora de construir su novela. Eso lo sabía. Esto lo sospechaba. ¡Eso no me lo esperaba!

El cierre de la trilogía es perfecto, con poca o ninguna cuenta pendiente y despertando maravillosas sensaciones de asombro en el espectador. Era imposible pasar las páginas más rápido, devorar los párrafos con mayor entusiasmo, deseando saber más y más sobre el resultado final.

Secundarios de infarto


Si en el libro anterior me quejaba de la poca chica de los antagonistas en este tercer volumen los secundarios se han convertido en personajes clave de la trama. No restan protagonismo a los principales, porque hay espacio para todos, pero su papel es fundamental en el desarrollo y climax de la trama. No sobran. No son insignificantes. Son individuos que tuvieron su momento de gloria y supieron estar a la altura.  A mencionar especialmente dos.

Fantasma (o Lestibournes) el eterno secundario en la sombra, con muchos deseos pero poca participación activa en las grandes maquinaciones se convierte en personaje de gran fortaleza y capacidad empática. Capaz de tomar su propia iniciativa para contribuir en la victoria de sus amigos y aliados.

Yomen, un obligador del viejo Imperio Final, un devoto del Lord Legislador, sí; pero qué sensatez tiene este hombre; qué dominio de las palabras y qué profunda la firmeza de sus convicciones. No es un villano, es alguien que tiene una perspectiva diferente del mundo y por eso ha decidido obstaculizar a los protagonistas.

El Héroe de las Eras (¿Él o Ella?)


Creíamos que Elend le iba a robar todo el protagonismo a Vin, que en los primeros momentos del libro parecía estar convirtiéndose en "la esposa del emperador"; pero no. Sanderson no ha defraudado, al empequeñecer a quien nos ha acompañado durante toda la saga. Vin puede que se sienta sorprendida ante las capacidades de Elend pero es ella quien derrotó al Lord Legislador, ella estuvo en el Pozo de la Ascensión. Nadie puede compararse a ella. Ni siquiera los inquisidores. Ni siquiera el mejor de los personajes.

Esta es una Vin que recuerda a Kelsier, poderosa y débil al mismo tiempo, llena de recursos y con experiencia con la que enfrentarse a los nuevos y repentinos peligros. Una chica que ha madurado hasta convertirse en una mujer de agudeza mental capaz de resolver enigmas y tomas las decisiones más valientes.

Otro enemigo a la altura de las expectativas


Sí, puede que el malo sea un poder oscuro con ansias destructivas. Todos hemos leído mil veces sobre esa malo maloso super malo, ¡pero qué bien trabajado estaba el antagonista! Ruina es un adversario formidable, lleno de recursos y con un plan en el que ha estado trabajando durante siglos. Un conspirador. Sus armas se esconden detrás de otras armas. La bruma, la ceniza, los terremotos, ¿qué es natural y qué es provocado? ¿Qué haces frente a un enemigo del que no sabes nada?

Sus esbirros son poderosos e innumerables y su capacidad para susurrar en mentes ajenas y alterar informaciones le convierte en alguien muy superior al Lord Legislador quien, a estas alturas de la saga, no parece la clase de tirano que creíamos. ¿Hasta qué punto ser malvado es la decisión correcta?

Un final muy emotivo


Sin revelar nada de la trama puedo decir que el final de la novela (y la trilogía) es un momento de gran emotividad, donde la tragedia y la alegría se mezclan bombardeando al lector. Las últimas páginas liberan los sentimientos que se han ido conteniendo durante toda la novela, en una gran éxtasis final que deja el buen sabor de boca del que antes hablaba. ¿Significa eso que solo el final de la novela es bueno? En absoluto. Todos los capítulos son de una excelente calidad e intensidad. Todos.

16 ago. 2016

Ejemplares de cortesía de "El alguacil" para los suscriptores

Una recompensa para los suscriptores

Hay algunos personajes rondando por la literatura que dicen que la lealtad merece ser recompensada. Algo así voy a hacer yo. El día 30 de septiembre (viernes, si mi calendario no es de otro año) todos los suscriptores de mi lista de avisos de correo (la de Mailchimp) recibirán un regalo.

Se trata de El alguacil.

La cubierta sin texto de El alguacil. Diseñada por Brissinge.

El alguacil es mi última novela, su temática es la ficción histórica y transcurre en Lacorvilla (Aragón), mi pueblo. Siendo sinceros, las ventas en papel están yendo muy bien (especialmente en la zona XD) pero he decidido darle un impulso al digital con esta campaña de promoción.

Gracias a las posibilidades que me ofrece la plataforma de Lektu, entregaré un código promocional a cada uno de mis suscriptores el día 30 de septiembre para que puedan descargarse gratuitamente la novela desde esa página web.

Si estás interesado, podrás conseguir El alguacil de forma gratuita si te registras en mi lista de avisos. Y, ya como favor, una vez te lo leas no te olvides de dejarme un comentario al respecto. ¡Gracias!

15 ago. 2016

Publicar (VI): Publicar en Lektu

Enamorado de Lektu

Hoy le ha llegado el turno a Lektu, una plataforma española de libros electrónicos orientada hacia la fantasía, el terror y la ciencia ficción. Mis géneros favoritos.

Lo primero nos llamará la atención al intentar publicar nuestra novela es que no existen opciones en la interfaz que nos permitan hacerlo, por mucho que busquemos. ¿No era esto una plataforma de autopublicación? ¿Por qué no puedo? Calma, hay una explicación. Se llama calidad.

Una plataforma sencilla y amable

Lektu es una plataforma que realmente se preocupa por la calidad del producto, ¿cómo lo sé? Pues porque me han ido notificando los fallos que, aunque funcionaran en otras plataformas, no encajaban con sus criterios. En primer lugar, debes ponerte en contacto con ellos para que te den permiso para publicar en su plataforma; esto se consigue mediante la firma de un contrato que tendrás que enviarles (te dan la posibilidad de escanearlo para facilitar los trámites). Solo entonces te proporcionarán permisos para administrar tus productos como autor/editor. Cualquier duda que tengas, pregunta; cualquier fallo que tengas, te lo harán saber. Son amables, son rápidos y son profesionales.

Antes de pasar a cómo logramos publicar una novela (o disco, juego, etc) os voy a hablar del mayor atractivo que le he visto a esta plataforma: su sistema de ventas.

Sistema de ventas


Un primer vistazo a Lektu nos hace suponer que se trata de una web clásica de venta de libros. Vemos las portadas con sus títulos, tienen un precio debajo...¡un momento! ¿Qué es eso de "pago social"?

Haz clic en la imagen para verla más grande

La página principal es muy visual y nos señala novedades y tendencias, junto a esas modalidades de pago que nos están intrigando. ¡Echemos un vistazo!

  • Precio fijo: el clásico sistema de pago. Ofreces tu novela a un precio determinado y el lector lo comprará si está interesado.
  • Pago social: el lector no paga por la novela, sino que la publicita mediante Twitter; señalando que ha descargado la novela. Una idea muy interesante para aquellos que quieren ganar difusión.
  • Dinámico: el lector paga lo que considera oportuno por la novela. El autor puede fijar un precio mínimo y máximo entre los que el lector puede oscilar, pero dejando libertad lo convertimos en un método atractivo.
  • Dinámico con desbloqueo: una variante del anterior en la que si el lector sobrepasa el precio medio que se ha pagado anteriormente conseguirá contenidos adicionales. Estos podrían ser un adelanto de la próxima novela, ilustraciones de los personajes o cualquier cosa ingeniosa que se nos ocurra.
  • Paga si te gusta: una escandalosa novedad (al menos, yo no la conocía) que me ha impactado desde el primer momento. La idea es simple: si un libro te interesa, te lo descargas; y, si te ha gustado, pagas por él el precio estipulado. Un sistema de feedback, el lector proporciona una opinión explícita al pagar por él: le ha gustado. Mirándolo desde cierta perspectiva, pagar por un libro sin haberlo leído (el sistema clásico) puede ser interpretado como un voto de confianza. Por otro lado, el "paga si te gusta" es una recompensa al trabajo del autor (me ha gustado el libro, pago por él) o, más importante aún, la confirmación de que no has vendido humo. Le has dado al lector exactamente lo que le has prometido.
  • Pago por follow: una variante del pago social. El lector paga convirtiéndose en un seguidor de la cuenta de Twitter del autor.

En la variedad, está el gusto.

Una plataforma muy completa


Lektu no solo ofrece vender libros en formato digital, sino que también nos permite vender audiolibros, podcast, etc. Asimismo, cuenta con su propio blog, un listado de autores y editoriales y una sección dedicada a los libros en preventa (los "avances").

En lo que respecta a la protección de nuestro libro... No hay DRM, Lektu fue concebida así; pero sí se nos ofrece la posibilidad (siempre opcional) de añadir una marca de agua que asocia un ebook con el correo electrónico del comprador. A nadie le molesta y es cumple su función. Además, parece una especie de firma, ¿no?

Publicación


Ahora, pasemos a cómo publicar nuestra novela. Como ya hemos dicho anteriormente, es necesario que solicitemos permiso a la web para convertirnos en autores. Una vez tengamos eso podremos acceder a nuestro tablero de control.

  1. Empezando: localizamos en la esquina superior derecha el botón Nuevo producto.
  2. Ficha: rellenamos los datos de nuestra novela, que incluye título, imagen de portada (JPG es válida), longitud en páginas y palabras (opcional), sinopsis... lo habitual en estos casos. Hay una pestaña importante aquí que es Activo, que indicará si nuestro libro está a la venta o no. Así como la posibilidad de colocar nuestra novela en preventa.
  3. Edición: nos permite especificar el formato en el que vamos a vender nuestra novela, su precio y las especificaciones que queramos dar sobre ello. También se nos permite (ya que Lektu no utiliza DRM) añadir a nuestra novela una marca de agua que asocia la novela con el email de quien lo compró.
  4. Versiones: una vez tengamos una edición deberemos especificar qué versión (o versiones) incluiremos en ella. Lo básico sería incluir la novela en formato epub y mobi pero es posible utilizar otros formatos. Adicionalmente, se nos permite adjuntar archivos adicionales (como un extracto de la novela). Si nuestra obra tiene ISBN, aquí la escribiremos. En Lektu no es necesario.
  5. Autor: seleccionamos nuestro nombre o, si es nuestro primer producto, lo escribimos.
  6. Temas: las palabras clave de nuestra novela. No parece haber un límite y Lektu cuenta con la útil herramienta de ofrecernos palabras clave ya utilizadas y su posición en el ranking de la plataforma.
  7. Permisos: en caso de que nuestra novela no pueda ser leída en algún país. Es posible que simplemente ignoremos esta pestaña.
  8. Enlaces: aquí podemos añadir nuestra web/blog u otros enlaces de interés.
  9. Relacionados: para incluir otras novelas nuestras en Lektu. No es posible añadir enlaces a otras plataformas de publicación sin el permiso de Lektu.
  10. Ofertas: aquí podemos planificar tipos de oferta y las fechas de validez. Podemos situar la novela gratis, en pago social o establecer un nuevo tipo de precio.
  11. Widgets: si queremos decorar un poco el aspecto visual de nuestra novela podemos hacerlo desde aquí, indicando el número de veces que se ha descargado el producto, un ranking de países y ciudades o cómo se distribuyen los beneficios de la venta.
  12. Ficha pública: una previsualización de nuestra novela.
Si estamos satisfechos, hemos terminado.

Producto, edición y versión


Es importante que diferenciemos entre producto y edición. El producto es nuestra novela en sí misma (por ejemplo, El Señor es mi pastor) mientras que la edición es la forma en la que lo vendemos.  La versión es cada uno de los contenidos que irán incluidos dentro de una misma edición. Recurro a los ejemplos que pone Lektu para ser más ilustrativo.

Una edición con dos versiones: este es el formato más habitual. El producto incluye el libro en formato mobi y epub para poder ser leído en distintos dispositivos.

Nuestra novela, para Kindle y Ebook por el mismo precio


Edición simple y edición extendida: además de la edición anterior, podríamos añadir una edición a precio superior que incluya una segunda versión con contenido adicional (como ilustraciones, el borrador original de nuestra novela o cualquier otra cosa que pueda interesar al lector).

Edición sencilla y edición extendida


Edición en castellano y edición en otro idioma: para aquellos que tengáis vuestra novela traducida a otros idiomas podéis ofertar la novela original (con dos versiones: epub y mobi) y la traducida (con dos versiones: epub y mobi) en la misma página. Tan solo tenéis que añadir la edición extranjera desde vuestra pestaña de producto.

El lector elige en qué idioma lo quiere


Podemos ofertar nuestra novela en todos estos formatos: no son excluyentes. Así que no tendrías ningún problema en vender una edición sencilla, una edición extendida y una edición en otro idioma desde la misma página. El lector elegirá la que más le interese.

Ofertas, ejemplares de cortesía y códigos promocionales


Dentro del panel de usuario, se nos da la posibilidad de colocar ofertas específicas (gratis, reducción de precio, pago social...) en días concretos. Es un sistema muy intuitivo y no deberíamos tener problemas con él.

También nos ofrece la posibilidad de enviar ejemplares de cortesía (digitales, en principio) a una serie de correos electrónicos que indiquemos (límite de cincuenta); quizá orientado hacia blogueros profesionales, prensa, etc.

Por último, y no menos importante, está la opción de generar códigos promocionales de nuestra novela. Una poderosa herramienta de marketing que podríais combinar con vuestra lista de suscriptores para ganar tanto lectores como fieles a vuestro blog. O para hacer concursos online. Las posibilidades son infinitas.

¡Publica en Lektu!


¿Recordáis aquello que nos prometieron de tener un control absoluto de nuestra novela? Lektu nos lo da. Como podéis ver, Lektu es una plataforma muy bien planteada y ejecutada en la que es muy recomendable publicar nuestras novelas.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...